Consejos, Educación

3 consejos importantes para aprender historia

Desde el Antiguo Egipto hasta las Guerras Napoleónicas, el estudio de la historia te proporciona una comprensión más profunda de algunos de los acontecimientos y movimientos sociales más importantes que han contribuido al mundo en el que vivimos hoy.

Estudiar historia no es tan fácil como abrir un libro y leer. Para entender los acontecimientos históricos clave a un nivel más profundo y relacionar un periodo con el siguiente, es esencial saber cómo estudiar la historia como asignatura.

En esta guía, compartiremos cuatro consejos prácticos que puedes utilizar para estudiar cualquier periodo o acontecimiento histórico -desde el Imperio Romano hasta la Guerra Fría- a un nivel más profundo y convertirte en un mejor historiador.

¿Estás estudiando historia en la universidad? Aprende a asimilar los datos clave de tus libros y conferencias, a memorizar información importante y a sacar más partido a tu formación con nuestro curso Aprender a aprender.

Utiliza una gran variedad de fuentes primarias y secundarias

En la historia se utilizan dos tipos de fuentes: las primarias y las secundarias. Para obtener una comprensión equilibrada de la historia, es importante utilizar fuentes primarias y secundarias en tu investigación.

Las fuentes primarias son documentos, películas u objetos de la época o el acontecimiento que estás estudiando. Te dan una visión directa de lo que ocurrió por parte de una persona que estuvo allí durante el acontecimiento que estás estudiando.

Las fuentes primarias no tienen por qué ser necesariamente documentos: también pueden ser objetos como cerámicas o esculturas u obras creativas como una novela o un poema. Cualquier cosa que esté directamente relacionada con el acontecimiento que estás estudiando se considera una fuente primaria.

Las fuentes secundarias son publicaciones o películas que estudian las fuentes primarias. Un ejemplo de fuente secundaria es un libro de texto de historia. Como las fuentes secundarias estudian una amplia gama de fuentes primarias, pueden ofrecer una perspectiva más amplia de los acontecimientos históricos.

Tanto las fuentes primarias como las secundarias pueden estar sesgadas hacia un ideal específico o una interpretación histórica. Por ejemplo, una fuente primaria puede ser una autobiografía escrita para dar a un personaje histórico una reputación mejorada que no se corresponde con la realidad.

Del mismo modo, las fuentes secundarias pueden estar sesgadas hacia una determinada idea o narración. Por ejemplo, el autor de un libro de texto puede elegir específicamente incluir sólo fuentes primarias que apoyen su perspectiva de un acontecimiento histórico.

Por ello, es importante estudiar los acontecimientos utilizando fuentes primarias y secundarias para obtener una comprensión completa. También es importante estudiar una serie de fuentes diferentes, ya que el uso de una sola fuente hace posible una interpretación sesgada.

Concéntrese en retener las fechas y los nombres clave

Aunque la historia es mucho más que nombres y fechas, retener los datos clave te ayudará a comprender mejor los acontecimientos históricos en detalle. Tener datos concretos sobre los detalles de la historia también te permite escribir fácilmente ensayos históricos persuasivos.

Retener información no siempre es fácil, sobre todo cuando se estudia un acontecimiento histórico largo y lleno de matices. Desde las batallas de la Segunda Guerra Mundial hasta la Revolución Americana, los acontecimientos clave de la historia suelen implicar una gran variedad de personas y sucesos.

Una de las mejores maneras de retener la información es utilizar técnicas de memoria sencillas para facilitar la absorción de mucha información. Desde las tarjetas de memoria hasta la mnemotecnia, las ideas y tácticas que parecen demasiado sencillas para funcionar pueden ser en realidad increíblemente eficaces.

¿Quieres facilitar la memorización de fechas, nombres y acontecimientos históricos? Domina tu memoria para que investigar acontecimientos y memorizar sus detalles resulte sencillo sin esfuerzo.

Céntrate en los temas y periodos que te interesan

Estás obsesionado con el Antiguo Egipto? ¿Te encanta estudiar la Segunda Guerra Mundial? Casi todos los historiadores se especializan en un determinado período o acontecimiento. Si te interesa un periodo concreto de la historia, intenta convertirlo en el centro de tus estudios.

Muchas personas se interesan por la historia después de ver un documental o una película sobre un acontecimiento histórico. Desde Cleopatra hasta Napoleón, muchas personas se interesan por un personaje histórico concreto y por sus orígenes y vida.

Si desea saber más visite: Diario Alicante