Negocios

3 reglas de oro para iniciar un negocio de inversión inmobiliaria

Existen numerosas formas de crear, desarrollar y comenzar un nuevo negocio inmobiliario. Aunque parezca fácil, crear un negocio rentable y duradero es difícil. ¿Qué puede hacer para asegurarse de que su negocio inmobiliario no forme parte de estas estadísticas? Siga estas tres reglas de oro, y su negocio de inversión inmobiliaria tendrá sostenibilidad y longevidad:

Comience siempre con el fin en mente

Una buena regla general cuando se inicia un negocio en el sector inmobiliario o se crea cualquier nuevo negocio es empezar con el fin en mente. Pregúntese cómo es el negocio de sus sueños. Está más que bien tener expectativas grandiosas; de hecho, lo recomiendo. Las personas con más éxito siempre sueñan a lo grande. Visualiza todo lo que quieres conseguir. Si no comprende plenamente los objetivos finales, no podrá crear un plan detallado para alcanzarlos.

Comprender y visualizar el resultado deseado le permitirá crear una hoja de ruta para el éxito. Podrá desarrollar un plan trabajando hacia atrás desde su objetivo y, a continuación, establecer hitos medibles que le permitan hacer un seguimiento de su progreso. ¿Qué tipo de negocio inmobiliario quiere tener al final? Un negocio de “fix-n-flip” es muy diferente a un negocio de “buy-n-hold” o a un negocio de venta al por mayor. Es importante conocer tus objetivos finales para crear una hoja de ruta exitosa.

Conozca sus números

Sus números harán que su negocio sea un éxito o un fracaso. Todo inversor inmobiliario experimentado conoce la importancia de entender su ROI o los cálculos necesarios para tomar las mejores decisiones de compra. Pero muchos recién llegados descuidan los números de su negocio.

Hay que hacer un seguimiento de los costes de explotación, los gastos y los informes de pérdidas y ganancias. Si no se le dan bien los cálculos, no pasa nada: busque a alguien que lo haga y pídale que le informe semanalmente. Si no conoces las métricas operativas de tu empresa, no podrás hacer ajustes cuando sea necesario.

Según Housers opiniones, todos los lunes me informan del estado de cada división. Tenemos una gran empresa, así que eso me ocupa la mitad del día, pero al final merece la pena. Los empresarios deben saber exactamente cómo funciona su negocio en cada momento.

Por ejemplo, nuestra división de rehabilitación se nutre principalmente de campañas de marketing por correo directo. Sabemos exactamente qué tipo de correo funciona y cuántos necesitamos enviar para mantener nuestra trayectoria de crecimiento actual. Este año añadimos la publicidad online para la misma división de rehabilitación, y los gastos adicionales de marketing cambiaron nuestro rendimiento de la inversión.

Si no hubiéramos hecho un seguimiento de nuestras cifras, no tendríamos ni idea de la cantidad que podemos gastar en esta nueva campaña para no sólo seguir siendo rentables, sino poder calcular el crecimiento de la división.

Escala, escala, escala

Si no estás escalando y haciendo crecer tu negocio, entonces nunca alcanzará todo su potencial. Piénselo así: Estás caminando hacia un destino, pero dejas de caminar antes de llegar. Si miraras tu reloj, verías que el tiempo pasa. Lo mismo ocurre con los negocios. Si no estás avanzando, entonces tu negocio está retrocediendo. Tenemos un tiempo limitado en esta tierra para alcanzar la grandeza, así que tu objetivo debe ser escalar y crecer con cada decisión que tomes.

El marketing es un factor clave para escalar una empresa inmobiliaria

Independientemente del nicho inmobiliario que hayas decidido seguir, necesitarás una campaña de marketing bien elaborada para construir un negocio sostenible. Todo buen plan de marketing está sujeto a lo que llamamos una “curva de campana”. Una curva de campana es una métrica que se utiliza para encontrar la combinación perfecta de gastos y beneficios en cualquier campaña.

Por ejemplo, si su empresa utiliza la publicidad en línea para generar clientes potenciales, en algún momento no podrá gastar más dinero para adquirir más clientes potenciales en un área determinada. Llegará a un punto en el que sus datos de coste por conversión son casi perfectos y gastar más no proporciona más clientes potenciales. Este es el punto óptimo de la curva de campana.

Si ha hecho un seguimiento preciso de sus cifras, descubrirá que para escalar de forma rentable más allá de este punto tendrá que hacer un cambio en el negocio. Esto puede ser tan sencillo como añadir una nueva área o tan complicado como crear un nuevo nicho que perseguir. La ampliación de su negocio debe ser un objetivo continuo, pero saber cuándo hay que ampliarlo es extremadamente importante.