Salud

Cómo superar el miedo a ir al dentista

Visitar al dentista es un estrés tremendo para muchas personas. Los que han encontrado la odontología soviética experimentan un miedo especial: médicos descorteses, tratamiento sin anestesia o con anestesia de baja calidad. La emoción antes de tomarlo a menudo nace en la infancia y puede convertirse en una fobia real.

Dentofobia, odontofobia, dentofobia: hay muchos términos para el miedo antinatural de los dentistas. Probablemente, esto se debe a la medicina con sillones dentales aterradores en una fila y viejos taladros. Siga los consejos de Clínica dental Urbina:

¿Cuál es la causa del miedo al dentista?

¿Por qué la gente tiene miedo de visitar al dentista? Las razones pueden ser diferentes:

El miedo adquirido en el proceso de la vida se forma en el contexto de la experiencia negativa de visitas anteriores al médico. Este es el caso más común.

La fobia que genera la imaginación se basa en miedos descabellados: historias de conocidos, vistos en películas, etc.

El miedo hereditario es un intento de evitar el dolor en cualquier forma. El deseo de protegernos se establece en nosotros a nivel genético: la boca es una parte sensible del cuerpo y, por lo tanto, a una persona le parece que cualquier manipulación invasiva en la boca será muy dolorosa.
Un psicoterapeuta ayudará a deshacerse de la dentofobia pronunciada: será posible superar la patología solo después de un arduo trabajo en uno mismo.

Según las estadísticas, solo una de cada cinco personas trata la visita al dentista con la misma tranquilidad que ir al cine oa la peluquería. Entonces, ¿Qué necesitas hacer para visitar a un especialista sin miedo?

Cómo dejar de tener miedo: algunos consejos sencillos

Debe aprender a tratar adecuadamente las visitas al consultorio dental. Para hacer frente al miedo, debe comprender: un médico no es un enemigo, sino un amigo, y el tratamiento no es una tortura, sino el proceso de deshacerse de la enfermedad.

Consejo 1. Encuentra un doctor en quien confíes

Elija un especialista específico y programe una cita solo con él. Un médico residente podrá comprender a fondo sus problemas dentales y elegir el método de tratamiento adecuado. Con él podrás entablar amistades de confianza: ¡las visitas al médico serán un evento agradable!

No olvide que las visitas regulares al dentista son una oportunidad para evitar la aparición de enfermedades dentales o para identificarlas en una etapa temprana para un tratamiento rápido y exitoso.

Consejo 2. Desarrollar el mito del tratamiento doloroso

Conozca los diferentes tratamientos y tipos de analgésicos.

Los tiempos en los que un diente era tratado o extraído vivo han quedado atrás. La anestesia moderna está garantizada para protegerlo del dolor. Además, el lugar de la inyección se somete a una “congelación” preliminar con un gel o spray “.

Consejo 3. Piense en ahorrar tiempo y dinero

Las enfermedades detectadas en una etapa temprana son mucho más fáciles y económicas de curar que las caries o pulpitis avanzadas, la periodontitis crónica u otras lesiones dentales complejas. Los chequeos y las limpiezas profesionales periódicas le brindarán una sonrisa saludable durante muchos años.

Consejo 4. Recompénsate

Siéntase libre de mimarse después de la cita con su médico: pensar en la próxima recompensa lo motivará a no retrasar su cita. Cómprate un libro, ropa, algo sabroso o algo con lo que has soñado durante mucho tiempo, date un capricho con un minuto extra de sueño.

Recuerde que el sentimiento de miedo funciona según los mismos principios que cualquier otro reflejo condicionado: si lo combate una vez, será mucho más fácil sobrellevarlo la próxima vez. Una o dos buenas visitas al dentista, y dejará de tener miedo.