Cocina, Hogar

Cómo cocinar el aguacate

Los aguacates se suelen comer crudos, troceados en una ensalada, untados en una tostada o convertidos en guacamole. Esto se debe a que, una vez calentados, pueden amargar rápidamente. Sin embargo, no hay que tener miedo a cocinar los aguacates, ya que están deliciosos cuando se cocinan “en su punto”.

La pulpa del aguacate es la parte del fruto que se come. La semilla es grande y dura y la piel de la mayoría de los aguacates es amarga e incomestible, -aunque hay algunas variedades raras de aguacates pequeños que tienen una piel más fina, suave y comestible. Sin embargo, la pulpa, justo al lado de la piel, es la parte más nutritiva de la fruta. Aguacates Trops nos deja estas recetas:

Tostar aguacates

Tostar aguacates es más un arte que una ciencia. Deben asarse hasta que empiecen a chisporrotear y se doren en los bordes. Si su horno está preajustado a 200°C (400°F), asar medio aguacate sólo le llevará unos 15 minutos.

Sazonar las rodajas de aguacate con aceite, pimienta, sal sazonadora Herbamare®, ajo o guindilla en polvo ayuda a resaltar el sabor del aguacate. Las rodajas de aguacate asado pueden comerse solas como un aperitivo saludable o servirse con ensalada o cuscús. También es popular rellenar el hueco de la mitad del aguacate que deja la semilla con, por ejemplo, huevo, gambas o salsa, antes de asarlo.

Aguacates a la parrilla

Los aguacates a la parrilla son cada vez más populares, y empiezan a figurar como ingrediente de hamburguesas o de sándwiches ALT (aguacate, lechuga y tomate).

Para asar los aguacates, lo mejor es cortarlos por la mitad, quitarles la semilla y rociarlos con aceite y zumo de limón. Coloque la carne del aguacate en la parrilla durante 2-5 minutos, antes de sazonar con sal y pimienta.

Sopa de aguacate

La textura cremosa de los aguacates se presta bien a la sopa, y su fuerte sabor permite combinarlos bien con hierbas y especias más fuertes, como la albahaca, el cardamomo, la cayena o el ajo. La sopa de aguacate puede servirse caliente, y es una comida reconfortante para un día frío de invierno, o fría para esos raros días calurosos de verano.

Además de utilizarse como base de una sopa, el aguacate puede ser un eficaz y sabroso aderezo para la sopa u otros platos. Pueden utilizarse para espesar otros tipos de sopa, o como sustituto del yogur o la nata para refrescar la comida picante.