Viajes

10 trucos para crear la mejor comida en vuelo

No se puede obviar el simple hecho de que una comida económica en un avión no va a ser una experiencia de estrella Michelin ni increíblemente saludable para ti. Pero con un poco de conocimiento y esfuerzo, hay maneras de hacer que sea una experiencia gastronómica mucho mejor. Aquí hay 10 consejos sobre menú en los aviones para que sea lo mejor posible.

1. Lleva tus propios tentempiés

Las comidas en el avión son más saladas que los alimentos que se consumen normalmente, para tener en cuenta el efecto adormecedor de la altitud en las papilas gustativas. Si añades un paquete de patatas fritas con sal y vinagre o frutos secos salados a la mezcla, estarás sobrecargando tu sistema con sodio. En su lugar, llévese en una bolsa algunos tentempiés sin sal, como fruta o bolas energéticas.

2. Lleve algunas verduras frescas

Las comidas en el avión suelen ser sencillas y se inclinan por la comida casera. Si tienes suerte, puede que vengan acompañadas de una ensalada, pero a menudo están cargadas de aderezos aceitosos. Y, por lo general, las verduras de la comida caliente se cocinan hasta el punto de incineración. Las verduras cortadas y crudas harán que la comida parezca más fresca, así que llévate una pequeña bolsa con cierre de pimiento rojo o zanahorias.

3. Apuesta por el vino blanco

A menos que seas un bebedor empedernido de vino tinto, opta por el vino blanco. Los vinos tintos pueden ser más pesados y con más cuerpo, subiéndote a la cabeza más rápidamente porque estás bebiendo en un ambiente presurizado.

4. No sea tímido con los condimentos

Gran parte del sabor original de los alimentos planos se pierde en el proceso de calentamiento, lo que explica en parte que sepan tan insípidos. Lleve consigo minibotellas de salsa picante o un condimento de ajo y pimienta para animar hasta el más nefasto de los purés.

5. Vigila cuando comas

Cuando picas mientras ves una gran película, la mayoría de nosotros comemos con el piloto automático, sin darnos cuenta de la cantidad que estamos consumiendo. Y en un avión, sacar las galletas saladas puede ser una buena forma de matar el tiempo. Lo que empeora la situación es que las comidas se sirven de acuerdo con el horario del vuelo, y no necesariamente cuando uno comería de forma natural.

6. Reglas del curry

Hay todo tipo de cosas terribles que la altitud hace a su capacidad de gusto y olfato. Por ejemplo, necesitamos la evaporación de la mucosa nasal para oler y estos receptores dejan de funcionar bien en el aire de la cabina. Aunque los platos clásicos, como el pollo al chasís o el estofado de ternera, pueden parecer tentadores, en el aire el curry es el rey. Aunque la mayoría de los ingredientes pierden su intensidad en la altitud, algunas especias son más intensas.

7. Anime sus bebidas

La mayoría de los expertos reconocen con pesar que emborracharse en un vuelo no es bueno para el organismo. Pero si ha decidido restringir su consumo de alcohol, eso no significa que no pueda hacerlo divertido. Junto con sus bolsas de aperitivos, llevar unas rodajas de lima para su ginebra o vodka con tónica podría ser un cambio de juego. O nos atrevemos a decir que unas aceitunas para un martini improvisado.

8. Evita las salsas pegajosas

La experta en azúcar Sarah Wilson evita las salsas pegajosas cuando viaja porque están llenas de azúcar, lo que hará que tu nivel de azúcar en sangre se dispare, dejándote con hambre y asaltando la cesta de aperitivos de la cocina. También interfiere con tu metabolismo, y si de todos modos vas a comer a horas extrañas, es mejor evitar cualquier cosa que interfiera con tu sistema digestivo.

9. Lleva tus propios carbohidratos

Muchos de los carbohidratos que se sirven en los aviones suelen ser arroz blanco, pan o pasta, todos ellos refinados, pesados y que provocan un pico de azúcar en la sangre, además de hacer que te sientas hinchado. Prepárate un poco más y lleva tu propia olla de fideos integrales o arroz integral. Pida amablemente a los auxiliares de vuelo agua caliente y podrá disfrutarlos en el aire. Tendrá mejor sabor y consumirá menos.

10. Lleva tus propias bolsitas de té

Las bolsitas de té son ligeras, no ocupan mucho espacio y, durante un vuelo, pueden marcar la diferencia. Lleve té verde, que tiene mucho umami, y té de menta, que ayuda a los problemas digestivos. Algunas compañías aéreas tienen un buen surtido de tés de hierbas, especialmente en los vuelos a Asia, pero puede ser un poco imprevisible.