Consejos

Algunos consejos para viajar con amigos

Los viajes realizados con amigos son algunos de los más memorables. Nunca olvidarás las increíbles experiencias compartidas con alguien con quien te sientes cómodo y que conoces bien, las risas e incluso los percances. Y es casi seguro que habrá al menos algunos percances, eso forma parte de la aventura:

Sin embargo, viajar con amigos no siempre son perfectos, especialmente las primeras veces. Los diferentes horarios, hábitos, presupuestos y preferencias plantean desafíos únicos que pueden convertir rápidamente un viaje divertido en uno que preferirías olvidar. Afortunadamente, un poco de reflexión y planificación puede ayudar a evitar muchas de las frustraciones comunes asociadas a los viajes de amigos, y también a mantener intacta su amistad.

Desde el momento en que decidas que vas a hacer un viaje de amigos, hay formas de asegurarte de que todo vaya bien.

Planifica el viaje con antelación

Tanto si el viaje es de dos personas como si se trata de un grupo grande, la clave del éxito de un viaje con amigos es que todos estén de acuerdo. Incluso si un par de personas están dispuestas a dejarse llevar por la corriente y no quieren responsabilizarse de nada de la planificación, es una buena idea celebrar una reunión de planificación.

Durante la reunión, anima a todo el mundo a dar su opinión sobre las actividades imprescindibles. ¿Hay alguna ruta de senderismo que uno de tus compañeros de viaje quiera hacer? Tal vez uno de los amigos sea partidario de la comida. Conocer los intereses y prioridades de todos desde el principio facilitará la planificación del itinerario y garantizará que todos tengan voz y voto.

En la misma línea, también es crucial establecer los presupuestos individuales de cada uno y elaborar una estrategia presupuestaria principal para los amigos que viajan. ¿Cómo se repartirán cosas como las habitaciones de hotel, la gasolina y las comidas? Se pueden encontrar soluciones viables aunque todos tengan presupuestos muy diferentes, pero éste es un aspecto muy, muy importante desde el principio.

Puede que haya personas en tu grupo que prefieran cenar fuera todas las noches, mientras que otras quieran ir al supermercado y cocinar. Es un compromiso fácil, pero no esperes a que te sorprendan o “improvises”. Planificar con antelación es también un paso importante, ya que ciertos aspectos de un viaje simplemente no se pueden cambiar o reembolsar o deben pagarse por adelantado, como los vuelos y las excursiones específicas. Asegúrate de que todos tus compañeros de viaje son conscientes de ello para que no haya tensiones ni conversaciones incómodas.

Establece los límites

¿Recuerdas la reunión de planificación que tuvisteis antes del viaje? Espero que todos hayáis hablado de los deseos y objetivos del viaje y de los aspectos que no se pueden aceptar. Establecer unos límites claros puede contribuir a que todo el mundo se lo pase bien.

Algunas cosas pueden parecer obvias, pero vale la pena decirlas abiertamente: todo el mundo tiene que hacer un gran esfuerzo para llegar a tiempo a las salidas del grupo y todo el mundo colabora por igual en las comidas espontáneas o en los imprevistos, como los daños en el coche de alquiler. También puede ser una buena idea pedir a todo el mundo que mencione una de sus manías, para que todos los miembros del grupo puedan tener en cuenta aspectos específicos que de otro modo no habrían conocido.

La comunicación es la clave

La comunicación abierta es clave en cualquier relación, pero especialmente cuando los amigos viajan. Se planifica todo para varias personas, se pasa mucho tiempo juntos en espacios reducidos y se experimentan muchas cosas nuevas en un lugar nuevo, lo que resulta estresante incluso en las mejores condiciones. Afortunadamente, un poco de comunicación honesta es de gran ayuda y puede evitar muchos problemas.

Asegúrate de que todos los miembros de tu grupo sepan lo que ocurre en cada momento, desde la primera fase de planificación. Es una buena idea poner en práctica una política de “todo o nada” en la que todo el grupo tome decisiones conjuntamente, eliminando así los desacuerdos, la agresión pasiva y los sentimientos heridos. En esa misma línea, pon el itinerario del viaje a disposición de todos tus compañeros de viaje.