Consejos, Hogar

6 consejos para bombear hipoclorito de sodio

No hay muchos entre nosotros que no hayan experimentado un percance involuntario en el lavadero relacionado con la lejía. Ya sabes, la vez que se añadió por error lejía líquida al ciclo de lavado y tus vaqueros salieron de la lavadora salpicados de manchas blancas.

Pero teniendo en cuenta lo peligroso que puede ser el hipoclorito de sodio -el compuesto químico que se disuelve en el agua para crear la lejía líquida-, un par de prendas arruinadas es un precio pequeño si se compara con los peligros que pueden surgir cuando se maneja mal el hipoclorito de sodio.

El hipoclorito de sodio tiene un pronunciado efecto irritante y puede causar graves quemaduras en la piel y los ojos. El gas de cloro que se crea es corrosivo para las vías respiratorias, y el hipoclorito de sodio es venenoso si se ingiere. La manipulación del hipoclorito de sodio y la fabricación y el uso de sus componentes conllevan riesgos inherentes, todos los cuales deben tomarse en serio para evitar derrames, emisiones o contactos que puedan dañar al usuario o al medio ambiente.

Pasos para optimizar el funcionamiento de la bomba

En muchas aplicaciones industriales en las que se utiliza hipoclorito de sodio, las bombas dosificadoras son la tecnología preferida para una dosificación precisa de este producto químico. Aunque el principal reto es garantizar que las bombas no tengan fugas, lo que puede provocar una exposición peligrosa y el contacto con la piel del técnico, otra preocupación es la propensión del hipoclorito de sodio a desprender gases cuando se bombea.

Cuando se produce la desgasificación, el funcionamiento de la bomba dosificadora se verá afectado debido a la creación de un aglutinante de aire y a la consiguiente pérdida de cebado, lo que afectará negativamente a la eficacia y fiabilidad de las bombas dosificadoras y dará lugar a operaciones de dosificación comprometidas.

Para minimizar la posibilidad de que se produzcan desprendimientos de gases durante las operaciones de manipulación de hipoclorito sódico, los responsables de las operaciones pueden satisfacer estas seis consideraciones básicas que ayudarán a optimizar el funcionamiento de sus bombas dosificadoras en estas aplicaciones:

  1. Al determinar el mejor tipo de bomba dosificadora de cloro para utilizar en la dosificación de hipoclorito de sodio, seleccione siempre un modelo de alto recorrido con una longitud de carrera corta. La longitud de carrera corta de esta bomba ayudará a disminuir la posibilidad de que haya una acumulación de gas en la cabeza de la bomba.
  2. En las bombas que no funcionan continuamente, cualquier gas presente puede acumularse en la línea de succión o en la cabeza de la bomba cuando ésta está inactiva. Para las aplicaciones que requieren que la bomba esté inactiva, se recomienda la inclusión de una línea de derivación con una válvula automatizada que pueda recircular el hipoclorito de sodio cuando no se esté alimentando.
  3. En cuanto a la configuración del sistema de bombeo, la mejor configuración debería proporcionar una disposición de tuberías de aspiración cortas e inundadas para la bomba dosificadora con la tubería de aspiración inclinada desde el tanque de almacenamiento hasta la bomba. Esta configuración permitirá que las burbujas de gas vuelvan al depósito de almacenamiento, en lugar de a la cabeza de la bomba dosificadora. Debido a los parámetros de esta configuración, se aconseja que la bomba dosificadora que se utilice no esté montada en la parte superior, a menos que la concentración de hipoclorito de sodio sea muy baja.
  4. Coloque el tanque de alimentación de hipoclorito de sodio de manera que no esté situado en la luz solar directa. La luz solar directa y las temperaturas más altas aumentarán la tasa y el volumen de desprendimiento de gases del hipoclorito de sodio.
  5. La cantidad de desgasificación se puede minimizar si se utiliza una solución de hipoclorito de sodio con la menor concentración posible para la aplicación en consonancia con la bomba dosificadora de mayor capacidad posible, creando una combinación que resultará en menos desgasificación.
  6. Si es posible, utilice una válvula de purga o un respiradero en el cabezal de la bomba dosificadora. Esto ayudará a evacuar cualquier gas de hipoclorito de sodio atrapado que pueda llegar a la bomba dosificadora.