6 consejos para elegir la alfombra del salón

Nada une más a una habitación que la alfombra adecuada. Ya sea una llamativa pieza de conversación, la pieza que faltaba para dar cohesión a tu espacio o un elemento de fondo que añade una sutil calidez al salón, una alfombra no es un elemento de decoración que deba subestimarse. La alfombra que elija puede marcar o romper el estilo de una habitación, por lo que es muy importante investigar antes de comprometerse con una.

Con tantos estilos para elegir, y dada la enorme gama de precios de las opciones disponibles, la compra de una nueva alfombra para el salón puede ser francamente abrumadora. Hay una serie de factores que debe tener en cuenta y que pueden ayudarle a realizar la compra perfecta sin remordimientos de comprador. Sin embargo, si se toma su tiempo y se hace las siguientes preguntas, podrá tomar una decisión informada que le proporcionará resultados elegantes en los próximos años. Aquí tienes 6 consejos para elegir tu alfombra de salón:

CONTENIDO

    1. Determina en qué punto del proceso de decoración te encuentras

    Antes de pensar en los tapetes para salas en sí, es fundamental que hagas un balance de tu situación y de tus objetivos específicos. La forma de enfocar la compra de una alfombra será diferente dependiendo de las circunstancias que rodean la compra. Si simplemente vas a añadir una alfombra a una habitación ya decorada, el estilo actual dictará tu elección.

    Sin embargo, si está empezando desde cero con un espacio vacío, se encuentra en una posición ideal. Es muy fácil ajustar las otras opciones de la habitación para que se adapten a la alfombra, pero encontrar una alfombra perfecta después de que los muebles, los artículos blandos y los colores de la pintura estén establecidos, bueno, eso va a tomar mucho más tiempo.

    2. Mide tu espacio

    Para elegir la alfombra de tamaño perfecto para tu salón, primero mide la habitación y luego haz un balance de tu mobiliario. En general, lo mejor es tener al menos un perímetro de 30 cm de suelo desnudo alrededor de la habitación.

    Es como la regla de Ricitos de Oro. Quieres una alfombra que se adapte, ya sea pequeña o grande. Algo que no sea demasiado grande -es decir, que haya suficiente suelo visible entre la pared y la alfombra- pero también algo que no sea demasiado pequeño. Para prever cómo quedarán las alfombras de distintos tamaños en el espacio, mide algunos tamaños de alfombra habituales y demárcalos con cinta de pintor en el suelo.

    3. Considera qué tamaño de alfombra necesitas

    Hay algunas reglas sencillas que debes seguir para asegurarte de que tu nueva alfombra se adapte perfectamente al espacio. Te recomiendan que adquieras la alfombra más grande posible, subrayando que si es demasiado pequeña, puede cambiar la forma en que aparecen las proporciones de la habitación.

    Compre una alfombra de 6 x 9 pies para salones pequeños, una de 8 x 10 pies para salones medianos y una de 9 x 12 pies para salones grandes. En cuanto a la colocación de los muebles, puede elegir que las patas delanteras o las cuatro patas de sus muebles se asienten sobre la alfombra. Las alfombras más pequeñas crean una estética más limpia y moderna, mientras que las alfombras más grandes que ocupan casi toda la habitación parecen más tradicionales.

    4. Hazte con un presupuesto

    Si quieres que tu alfombra refleje una cultura específica y una tradición de fabricación de alfombras consagrada, como la clásica alfombra persa, va a ser una inversión importante. Sin embargo, incluso si optas por algo menos icónico, el precio medio de una alfombra de lana hecha a mano es de unos 20 dólares por pie cuadrado. Si encuentras una alfombra hecha a mano de segunda mano, sigues teniendo que pagar unos 10 dólares por pie cuadrado.

    Afortunadamente, no es necesario gastar una fortuna para conseguir algo con estilo o que esté bien construido con materiales de calidad; se recomienda una serie de alfombras de menos de 500 euros en una variedad de estilos. Si estás trabajando con un presupuesto relativamente ajustado, es mucho más importante hacer tu investigación y asegurarte de que el bajo costo no se traduce en una mala construcción.

    5. Elige el material de la alfombra

    Las alfombras modernas se fabrican en una gran variedad de materiales, lo que puede hacer que el proceso de compra sea un poco intimidante para los que compran por primera vez. Las opciones más comunes son el algodón, el nylon, la seda, la lana, el poliéster y el acrílico. Las alfombras de materiales naturales siguen siendo la opción más popular, especialmente la lana, que es conocida por su durabilidad, buena resistencia a las manchas y sensación de comodidad.

    Sin embargo, los materiales naturales suelen ser más caros. También son bastante implacables cuando se trata de la humedad. Los materiales sintéticos como el nylon y el polipropileno son una buena opción para las zonas de mucho tránsito, especialmente para las personas con mascotas y niños pequeños. El acrílico es otra buena opción para evitar el moho. Sin embargo, estos materiales no son los más cómodos, lo que puede ser un inconveniente importante en una alfombra de salón.

    6. Selecciona el tipo de construcción de la alfombra

    La forma en que se ensambla el material de una alfombra (también denominada "tejido") es tan importante como el propio material. Aunque varias culturas han desarrollado una gran variedad de estilos de tejido en todo el mundo, la mayoría de las alfombras se clasifican en una serie de categorías más amplias que incluyen: anudadas a mano, tejidas a mano, de gancho, de tejido plano y hechas a máquina.

    Faisal International ofrece una explicación detallada de los distintos tipos de alfombras y su construcción. Las alfombras anudadas a mano son creadas minuciosamente por artesanos que hacen cada nudo a mano para conseguir un acabado único. El resultado final es exquisito, pero el proceso se refleja en su elevado precio.

    Las alfombras tejidas a mano se fabrican con una pistola de tufting, que fija las hebras del material a un soporte de látex para obtener resultados más rápidos pero menos duraderos. Las alfombras de gancho también utilizan un soporte de lona, pero se tejen con un gancho en lugar de una pistola de mechones, y son igualmente asequibles.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir